Archivo

Archive for the ‘Álvaro Matud’ Category

Los e-mails salvan el correo postal

¿Qué haríamos sin el correo electrónico? Actualmente no podemos imaginar nuestras vidas sin la característica notificación (push) que llega a nuestros ordenadores, tablets,  o smartphones cada pocos minutos. La rutina diaria de muchísimas personas cambiaría radicalmente sin esta forma rápida, eficaz y gratuita de comunicarnos, especialmente la de aquellas que dependen de la inmediatez del correo electrónico para desempeñar su labor profesional.

Las cifras hablan por sí solas: cada día en España se reciben más de 350 millones de mensajes por correo electrónico, según un estudio que publicó Contactlab, sociedad italiana especializada en correo electrónico y marketing digital.

Para consultar los 32 millones de direcciones de correo electrónico existentes, los usuarios utilizan también dispositivos móviles smartphone. Cada usuario de Internet está suscrito de media a 6,6 newsletters electrónicos para permanecer en relación con sus marcas preferidas y recibir informaciones y actualizaciones. Con esta información es comprensible que la primera tarea del día para muchos españoles (al menos, después de desayunar) sea comprobar la bandeja de entrada del correo electrónico, una acción que se repite a lo largo del día en innumerables ocasiones.

Estos datos ya se habrán quedado obsoletos con la evolución constante de la tecnología y se irán multiplicando periódicamente, pero, por el momento, funcionan para ilustrar en un primer vistazo la dependencia de los españoles al correo electrónico.

La consecuencia de la revolución electrónica ha sido la caída en picado del correo postal. El desplome del volumen de correo postal en Estados Unidos durante el año pasado fue la mayor de sus 234 años de historia, y el declive proyectado para los próximos dos años es de diez mil millones de envíos anuales. Desde los 213 mil millones de envíos del año 2006, se ha pasado a los 170 mil millones de 2010 (datos del diario Washington Post, vía BuzzMachine).

La otra cara del correo electrónico es la sobreabundancia de spam. El “correo basura”, habitualmente de tipo publicitario, pretende llegar de forma masiva e invasiva a un usuario cada vez más saturado. Con estas prácticas poco recomendables de marketing se está perdiendo la eficacia inicial de un soporte low cost y accesible a un número cada vez más creciente de ciudadanos.

Este mismo fenómeno ocurrió en el caso del correo postal. Hace pocos años era habitual que los folletos publicitarios (la conocida coloquialmente como ‘propaganda postal’) desbordasen los buzones. Sin embargo, con la afluencia del uso del correo electrónico, los buzones presentan un aspecto bien diferente y ya es rara la ocasión en la que sobresale algún anuncio publicitario. Sin este “ruido” de papeleo, el ciudadano está mucho más perceptivo al correo postal que recibe y le dedica más atención.

De hecho, el correo postal ha quedado relegado a notificaciones importantes (recibos, facturas, avisos de la administración…), por lo que si un ciudadano, acostumbrado al uso del correo electrónico, encuentra un sobre en su buzón, hay un porcentaje muy elevado de posibilidades de que le dedique unos minutos a abrirlo y a comprobar el contenido.

Ahora es cuando las tornas se invierten. Muchas empresas, administraciones públicas y, especialmente, partidos políticos están aprovechando esta ventaja para llegar directamente al ciudadano, con la garantía de que dedicará una mínima atención al mensaje enviado. En Estados Unidos, incluso, dedican conferencias sobre marketing político a las posibilidades  de esta nueva coyuntura en la que, parece que un soporte tradicional puede llegar a superar en eficacia a su sucesor. Podemos aventurar así que los mails van a salvar al correo postal.

 

Categorías:Álvaro Matud

El DAFO de los candidatos Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba de cara al debate

Debilidades Rajoy Debilidades Rubalcaba Fortalezas Rajoy Fortalezas Rubalcaba
Imagen facial: barba Imagen facial: barba y calva Altura Gestualidad
Poca expresividad corporal Excesivo afán didáctico Buena memoria Capacidad retórica
Lenguaje culto Mala imagen de su experiencia de gobierno Experiencia de gobierno exitosa Rapidez de respuesta
Dificultad para dar mensajes breves Tiende a alargarse al hablar Carácter sereno y tranquilo Agresividad de formas suaves
Imagen de madrileño (aunque naciera en Cantabria) Imagen de gallego en Madrid
Previsibilidad Improvisador
El gesto de su sonrisa El gesto de su sonrisa
Alta expectativa sobre su desempeño en el debate Bajas expectativas sobre su desempeño en el debate
Amenazas Rajoy Amenazas Rubalcaba Oportunidades Rajoy Oportunidades Rubalcaba
Entrar a posibles provocaciones mostrando un perfil negativo, enfadado o radical Su pasado político: GAL, escuchas CESID, Faisán, etc Conectar con el votante moderado de centro Atraer el voto útil de los partidos minoritarios, haciendo guiños ecologistas, izquierdistas, nacionalistas, etc.
Intentar contentar a sus bases con excesivo énfasis en temas polémicos que reactiven el eje izquierdas-derechas en los votantes Su responsabilidad de gobierno: paro, deuda, etc Evitar el miedo del votante moderado nacionalista, especialmente de Cataluña Centrar la campaña en los candidatos en vez de en los partidos y sus programas, con ataques directos
Quedarse en las cifras sin empatizar con los espectadores Minusvalorar el enfado de su electorado por su gestión Centrar el debate en empleo y economía Presentar las medidas de los gobiernos del PP como recortes que anuncian recortes mayores
Centrarse en la denuncia del pasado sin proponer medidas de futuro Radicalizarse excesivamente en su búsqueda del voto de izquierdas, perdiendo el voto del centro Mostrar la alternativa del PP por su programa con medidas concretas Provocar el miedo a que el PP haga recortes peores que los que ha hecho el PSOE
Entrar a la polémica izquierdas-derechas sin unir a todos los españoles No hablar de lo que preocupa (paro, economía) en su intento de hablar de temas más favorables Mostrarse presidencial aportando confianza Intentar que el debate gire en torno a la izquierda y la derecha
Creer que ya ha ganado las elecciones Dar por perdidas las elecciones radicalizando su discurso Pedir el voto para salir de la crisis no para el PP Sembrar dudas sobre Rajoy que impidan la mayoría absoluta del PP
Categorías:Álvaro Matud

La música electoral se pone de moda en la red

Durante la campaña americana de 2008, Will i Am, el cantante del grupo The Black Eyed Peas, compuso una canción con la letra del discurso que  Barack Obama pronunció en las primarias demócratas de New Hampshire, en el que lanzó su conocido slogan “Yes we can”. Pidió a numerosos cantantes, actores y actrices, entre las que destacaba Scarlett Johanson, que la contaran en un videoclip que lanzó en Internet. El impacto fue masivo y recibió millones de visitas. Lógicamente, la campaña de Obama recibió el regalo con gran alegría y lo adoptó para su campaña. Fue un ejemplode customización de la campaña, unido a la viralización del video a través de Internet.

Salvando las distancias, en la actual campaña ha surgido un fenómeno similar. Un grupo alicantino, Sin Pauxa, compuso una canción titulada “Alfredo no te creo” y unas chicas grabaron un videoclip casero titulado “Hastasdelpsoe”.

La canción llegó a oidos del diputado popular Nacho Uriarte que vio las posibilidades para la campaña haciendo pequeños cambios. El resultado fue la adopción de la canción en la campaña, oyéndose en los minutos previos de los mítines del PP y triunfando a través de Twitter con el Hashtag #alfredonotecreo.

No es la primera vez que la música se convierte en elemento de marketing político en España. En la campaña de 2008, un grupo de artistas simpatizantes de Zapatero como Miguel Bosé, Ana Belén, Víctor Manuel, etc, grabaron un videoclip de una canción compuesta para la campaña, titulada “Defender la alegría”. Su impacto fue notorio pero poco duradero. Quizá porque había salido de la propia campaña oficial. También en esa misma campaña, un cantante colombiano grabó un ballenato (género musical típico de Colombia) apoyando la campaña de Mariano Rajoy. Su originalidad y exotismo hicieron que tuviera bastante difusión por las redes sociales. En esta campaña, el cantante colombiano Gerges Armando, ha vuelto a lanzar otro ballenato titulado “Rajoy Presidente”, con menos impacto, quizá por no ser la primera vez.

En cualquier caso, la música es y será un gran elemento de marketing político. Reúne los componentes racional (la letra), emocional (la música) y la memoria (el estribillo) necesario para un mensaje político. Uno de los mejores ejemplos es la canción tipo raeggeton, compuesta por la campaña de Sebastián Piñera en las elecciones de 2010 en Chile, que tenía el mismo slogan que actualmente el Partido Popular: Súmate al cambio.

Categorías:Álvaro Matud